miércoles, 6 de noviembre de 2013

POR FIN LOS COLORES CAMBIAN!!

Buenos días querid@s lectores!,



Ya anochece tan pronto...me encanta!, sobre todo porque puedo encender las velas y que luzcan de verdad.


Inspirada en los colores del otoño,
en lo que veo en mis paseos,
en las liebres que de vez en cuando se cruzan.


En el cáñamo comprado "por si acaso se me ocurre algo".



En la figurita de madera comprada en...
esto no lo digo porque
se me tildaría de pija.




Tirando
de botones
guardados 
yo que sé porqué.





De un librito japonés 
de ganchillo que me regalaron unas Navidades.




Y sobre todo: porque no doy a basto en comprar tanta vela olorosa de Ikea, (que vaya pereza ir hasta allí entre otras cosas).

Y si compras el económico pack que todos conocemos... el de las velitas blancas... un poco cutre, no?.



Y como compramos en Mercadona -supermercados de toda confianza- como dice mi hermana.

Pues... -aquí, hago un llamamiento a la paciencia infinita que demuestra el lect@r de aguantarme-


Los botes de la mermelada
(marca Hacendado,
de toda confianza)

 NO SE TIRAN!!!.



En mi caso, como de cocinitas ya sabéis que tengo poco...y me agobiaban en el armario, decidí darles otro uso.


Tenía bastantes, y de mi fase compulsiva salieron unos cuantos para regalar a mis seres queridos.




El centro rústico de mesa ya está perfecto para este mes:



Y mi economía no se ha visto afectada por tanto gusto por el detalle!!!.



Y otra foto con la vela encendida, faltaría más después de tanta palabra.

A qué es una buena idea?.

Hasta más compartir querid@s lector@s!!.


Please, si te ha gustado la entrada, por favor, compártela!.