martes, 21 de enero de 2014

... AL STREICHQUARTETT a-moll op.132 de BEETHOVEN...


...concretamente al tercer movimiento...

Buenos días querid@s lector@s!

No pretendo ser pedante, aún a riesgo de parecerlo, pero no sé describir mejor el estado de ánimo tras la fase compulsiva y productiva anterior.

Sólo mecerse al compás de la música, 


recrearse en la ilusión
de hacer algo por hacer...





Para nada, sólo por el hecho de terminarlo.


Que en mi situación coyuntural, no podía resultar más "sin sentido" este tipo de... os preguntareis... DE QUÉ?!!!! pesada!, de qué!!!!


 Pues de motivos cuadrados de un libro secreto que unidos, dan lugar a...
Pero qué plassssta eres!!, os estoy oyendo, no creáis!, que tengo el oído muy fino je je je.


 Da lugar como os decía, a este tipo de "tapetitos" una vez cosidos los motivos y rematados con una puntilla.

Y para qué???!!!!, estaréis pensando, pues para nada, es lo que tiene dejarse llevar por este movimiento, flotas en el...


Y acabas con una chinflaina más que limpiar, hablando claro.


- Eh!, please,
ponme a mí encima
de esa delicada alfombra!.



Me gritó my little sheep del salón.

- Yo también me merezco lo mejor, no crees?, después de tantos años juntas...


- Pero qué empaque me da esta labor, este hilo de algodón tan fino, que la veo yo con aguja del nº 1 a la pobre loca que tengo por dueña.
- Os digo, está como una cabra (de las del monte), mira que adjudicarme esta tontería... pero es que estoy harta de vivir entre libros!, yo también me merezco una alfombra.

Hasta más compartir querid@s lectores!.

Si te ha gustado la entrada, por favor, compártela.