viernes, 21 de febrero de 2014

EN MARRONES

Buenos días querid@s lector@s!,


De viernes y tan satisfecha... otra semana más customizando regalos de hace años.



Cuando veo uno de esos libros de puntillas...




Me haría TODAS, TODAS las puntillas
del libro.


De verdad, de la primera a la última.
¿Y qué hago luego con todo eso?.






Suerte que tenía de hace tres años un regalito de mi tía... así que en este mes de "acabar con el stock"...

Taaan mona... taaaan recuqui...

                                  

Pero claro, modelos hay muchos y TODAVÍA no he acabado con el ovillo (diiiilo, diiilo, el puñetero e interminable ovillo).

Menos mal que tengo buena memoria!.



Mercedes, 

es urgente!!!!


-Qué pasa ?!, qué ocurre?!

Tienes todavía la toallita marrón que nos regaló la tía el año antepasado?
                                                               


La necesito!!!!
me va la salud mental en ello,
rápido, 
me la das AHORA MISMO, please.




Queridos lector@s, no os asustéis del texto; no estáis soñando no, es ASÍ realmente... YA, para antes de ayer y "qué sin vivir" son expresiones muy frecuentes por estos lares.




Pero yo feliz, no es lo mismo ser un limpia-uñas de pacotilla que ser un privilegiado como yo, disfrutando de estas alfombras tan divinas.

No se acaba el ovillo ni de coña, y hay tantos motivos que HE DE HACER... me lo ordenan mis dedos, mi cabeza... 


Marisa, ¿sigues guardando aquella toallita marrón...? Pues la necesito!!!!!!!, hoy mismo sin falta.



Ya me he quedado tranquila. Qué relajada ahora que he hecho 6 cosas del siguiente libro... y lo mejor, tres simples toallitas de invitados anodinas se han convertido en tres estupendas y únicas toallas handmade!.

Hasta más compartir!

Si te ha gustado la entrada por favor, compártela.